Vosotros, mis suscriptores sois mi mayor motivación para continuar escribiendo. Si deseas unirte a Lolalandia, solo necesitas dejar tu email aquí, ya sois 5.451

Los trolls del día a día

Posted on 13 2 Minutos 466 Lecturas

No soy experta en nada en concreto, quizás tan sólo inquieta y curiosa y con el blog, como tantos otros como yo, perdemos un poco la vergüenza de compartir lo que pasa por nuestras cabezas. Al menos lo contamos públicamente.

Aunque está claro que no todos pueden compartir las opiniones y por supuesto discrepar, es posible comentarlo aquí, lo cual es de agradecer.

Hoy me ocupo, de aquellos que opinan o más bien juzgan sin conocer a la víctima de sus sentencias. De aquellos aficionados a contar historias de los demás, quizás por que las suyas propias no despierten interés en sus interlocutores.

Hasta ahí, podría entrar dentro del deporte nacional por excelencia del cotilleo, que si nos planteásemos levantar estadísticas tendría más aficionados que cualquier otra actividad. No es que el cotilleo me parezca bien.. Sin embargo hay algo peor sin duda, y son esas personas que se dedican a inventar la vida de los otros, con una imaginación tal que podrían ser best-sellers si se lo plantearan en serio.

Con una imaginación desbordante, no solamente inventan un personaje sobre las personas con las que conviven o no, prácticamente a diario, además, se otorgan el privilegio de juzgar sobre la supuesta e inventada vida de los otros. Es obvio, que la sentencia siempre es en contra, y el reo (los demás) siempre acaban condenados y culpables. Y si es posible a la altura de la suela del zapato. Al fin y al cabo ese es el objetivo, disminuir e infravalorar al supuesto reo. Destrozar la reputación al fin y al cabo.

He meditado sobre el asunto, y seguramente exista un tratado en psicología sobre ello. No lo he leído. No estoy segura que me interese saber demasiado sobre el asunto, es posible que no tenga solución y punto. Si rogaría en cambio, a las personas que les prestan atención, que no regalen sus oídos a tales sujetos (hablo en genérico). Quizás hoy sean los oídos, y quizás mañana estén en sus palabras y sus sentencias cuando sean otros los que les escuchan.

Prestarles atención en mi opinión es lo que les alienta a continuar con esta práctica. Por lo que dejarles de escuchar es lo único que puedo sugerir. No se me ocurre ninguna otra solución. Aunque si alguno de vosotros puede compartir alguna idea, lo agradecería.

Mientras tanto, mejor es continuar con la propia vida, que bastante distracción nos da cada día. Reconozco que hasta me he sorprendido algún día pidiendo que sea un poco más aburrida.

 

 

signature

Deja un comentario

13 Comments
  • Nati
    junio 9, 2013

    Es muy divertido que los llames Trolls, porque también pienso que son un tipo de personas negativas con la lengua sucia. Yo soy de las que piensan que cada uno con su vida y muchas veces me ocurre que soy la última en enterarme de noticias….Un poco por no prestar atención y otro poco por culpa mía.
    A mi no me interesa vivir de difamar a otros, no me hace feliz,..¿Para qué?

  • La gente que hace ésto deben de tener una vida muy aburrida y tienen que hablar de la vida de los demás. Primero que limpien su casa y luego si hay tiempo la del resto.Pero vamos….ésto está a la orden del día!

  • Andres García Pino
    junio 10, 2013

    El cotilleo, chafardería, etc. no es un deporte nacional. He vivido en otros paises y ¡también existe! Me remito como prueba a la literatura internacional. Saludos afectuosos.

    • lolacebolla
      junio 10, 2013

      Puede ser nacional español, argentino o de donde fuere, deporte insano sin duda. Gracias por comentar, un saludo.

  • Rafa
    junio 10, 2013

    Sin duda. Bien

  • hormigosblog
    junio 10, 2013

    Como siempre digo, tarde o temprano todos acaban en su sitio o recogiendo lo que han sembrado.
    Hablar de la gente, levantar bulos, inducir a otros piensen mal de otra persona, son juegos de fuego con los que antes o después se acabarán quemando.
    Lo he vivido, lo vivo, pero algún día lo dejaré de vivir y veré como se ha salpicado

    El afán de protagonismo, el aburrimiento, llamar la atención, los victimistas… son lo que más tiempo dedican a ésos menesteres. Al menos los que a mí me han tocado.

  • Javier
    junio 11, 2013

    Personalmente pienso que dichas personas, en primer lugar, tratan de esconder su propia mediocridad en esas «sentencias» sobre quienes ven como superiores y generalmente lo son, y en segundo lugar, existe un problema añadido que es quienes los escuchan y les dan valor puesto que hacen que los trolls se envalentonen. Llegados a éste punto lo mejor es, como bien dices, continuar con la propia vida porque no hay mayor desprecio que el no hacer aprecio.

  • Javier G.
    junio 11, 2013

    Lo que explicas me recuerda a la importancia de aplicar el «triple filtro de Sócrates» —Sócrates, ¿sabes lo que acabo de oír acerca de un amigo tuyo?

    —Espera un momento —replicó Sócrates—. Antes de continuar me gustaría que pasaras un pequeño test a lo que vas a decir. Lo llamo el triple filtro.

    —¿El triple filtro?

    —Eso es. Antes de que digas nada sobre mi amigo puede ser una buena idea tomar un momento y filtrar lo que me vas a decir. El primer filtro es el de la verdad. ¿Estás completamente seguro de que lo que me vas a decir es verdad?

    —No —respondió el otro—. Solamente acabo de escucharlo…

    —Está bien —dijo Sócrates—. Entonces no sabes si es cierto o no. Ahora el segundo filtro, el de la bondad. ¿Es acaso bueno lo que vas a decir sobre mi amigo?

    —No, más bien todo lo contrario.

    —Así que lo que me vas a decir es malo, y realmente no sabes si es cierto. Bien, todavía queda el filtro de la utilidad. Lo que me vas a contar sobre mi amigo, ¿es útil para mí?

    —No, probablemente no.

    —Bien —continuó Sócrates—. Desconoces la veracidad de lo que me quieres decir. Además es malo e inútil. ¿Entonces para qué quieres contármelo?

    • lolacebolla
      junio 11, 2013

      Javier, es buenísimo!! Muchas gracias por aportarlo. Lleno de razón, un abrazo!!

    • Maria Luisa
      junio 12, 2013

      Pero el filtro sólo sirve para el que realmente no quiere escuchar. Y, normalmente, este tipo de personas se rodean de otras idénticas a ellas. Es decir, con otras chismosas.

  • Sefuela
    junio 12, 2013

    Nada que añadir, excepto que me produce cierta tristeza leerte escribir sobre esto.

    Desde que te leo, siempre has escrito sobre experiencias vividas, así que supongo (y espero equivocarme) que esta vez ocurre lo mismo. Por eso me produce un poco de tristeza.
    Besazos

    • lolacebolla
      junio 12, 2013

      Nada que cualquiera de nosotros no haya vivido, mi amigo. Directa o indirectamente. Algo que no he escrito es cómo el encontrar sujetos así en la vida ayuda a seleccionar mejor de quien te rodeas, sobre todo aprender a filtrar las verdaderas personas que te rodean. Al final ya sabes lo que pienso…. De los errores se aprende, y mucho!!

  • […] dedique un post a los trolls de la vida que envidian o tienen celos de la vida de otros. Trolls que siempre son personas tóxicas. Quizás […]