Vosotros, mis suscriptores sois mi mayor motivación para continuar escribiendo. Si deseas unirte a Lolalandia, solo necesitas dejar tu email aquí, ya sois 5.451

La resiliencia, ese súper poder

Posted on 0 4 Minutos 740 Lecturas

Según la RAE la resiliencia es:

  1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.
  2. f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

M

e encanta la segunda definición, esa capacidad de recuperar el estado inicial… O dicho de otra forma, es lo que ves en una persona que tras haber pasado por momentos límites en su vida, aún sigue sonriendo, teniendo esperanzas y siendo positiva y no se ha transformado en otra persona distinta. (Y añadiría, se transforma en una versión mejorada).

No me mal interpreten que no quiero referirme a situaciones tremendamente desgraciadas como la pérdida de un ser querido. He perdido muchos, pareja, familia, mejores amigos… Estas situaciones dolorosas se superan con el tiempo, pero no se aprende realmente nada de ellas que es lo que vengo a referirme a continuación. Si es cierto que si bien no condiciona la actitud en personas resilientes, no significa que no importe, o se olvide.

El mejor regalo que te hace la adversidad, esa liberación de adrenalina incontrolada, es descubrir después de la tormenta que tienes un súper poder. Descubrir el poder de haber aprendido, de reconocer el fallo, de sentirte más fuerte que antes. La vida nunca es igual, los demás que te rodean tampoco. Todo adquiere otro valor, infinidad de asuntos que considerábamos importantes dejan de serlo, y lo mejor, el ego desaparece.

Para tener resilencia primero tienes que haber probado ese amargo sorbo o trago del desespero, haberte sentido arrastrado por el agujero negro que te absorbe sin que parezca que haya salida, de esos momentos en los que parece que todo está perdido. Es perder el control.

Si has sobrevivido a ello y conservado tu optimismo, si la vida no te ha hecho amargo y has aprendido de ello, eres resiliente, y si, tienes el súper poder.

Hay personas que tienen la fortuna de haber pasado por la vida suavemente y dulcemente. Todos conocemos a alguien que además suele ahogarse en un vaso de agua. Dejo la imaginación de cada uno volar para pensar en un ejemplo.

Si eres de esas personas que nunca has probado qué es la resiliencia, respeta a quien lo es. Tu idea del mundo es completamente distinta de la suya, comprende que casi todo lo que no valoras, ella si lo hará y lo que consideras algo importante lo más probable es que el resiliente ni lo aprecie.

Además las consecuencias de la caída es un camino sin retorno, nada vuelve a ser igual cuando te levantas. Si la vida te pone zancadillas continuamente el súper poder cada vez te aleja más de lo cotidiano, de lo que socialmente puede considerarse normal.

Recuerdo hace unos años que de tantas dificultades que encontraba, lo que más temía era perder la inocencia. Esa predisposición con la que nacemos a que todos son buenos, que puedes confiar, que puedes confiar en tu instinto y no transformarte en un ser en alerta continua y permanente.

Sin embargo, y aquellos que hayan pasado esa situación y tengan el súper poder coincidirán conmigo, todo lo negativo de las malas experiencias tienen su versión positiva, si no actúas como víctima, claro.

 

La desconfianza se puede convertir en precaución.
El error y el fallo es una oportunidad de aprendizaje.
Las decepciones serán oportunidades para cambiar el rumbo.
Si se aprovechan de ti, es que tienes algo aprovechable, te valoras más.
Si te manipulan, serás más perspicaz y analítico.
Si te roban tus ideas, te haces más creativo (y feliz, realmente eres bueno).
Si te abandonan, apreciarás mejor la soledad.
Si te limitan haciéndote dependiente, apreciarás mejor tu capacidad de ser autosuficiente.
Cuando estás a punto de perder la vida, aprendes a valorar cada instante, cada día, uno a uno.
Cuando aprecias más tu vida, aprecias más que nunca la compañía de quienes realmente te importan y les importas.
Cuando lo pierdes todo, o crees perderlo todo, pierdes también a todos los amigos que te sobran (y es automático).

 

Siempre, siempre puedes mejorar todo lo que eres y lo que tienes y aprender a descubrir que tienes un súper poder.

Y os dejo seguir la lista, seguro que me he dejado cosas en el tintero, bueno, en el teclado.

 

signature

Deja un comentario

Se el primero en comentar