Vosotros, mis suscriptores sois mi mayor motivación para continuar escribiendo. Si deseas unirte a Lolalandia, solo necesitas dejar tu email aquí, ya sois 5.451

Dónde estás, ¿frente a puertas o en un agujero negro?

Posted on 1 2 Minutos 648 Lecturas

E

so es, descubrir qué situación estás viviendo, o de quiénes te estás rodeando puede ser clave para tu salud emocional, tu energía vital o tu impulso profesional.

Si tu entorno no valora, aprecia o comprende aquello que haces tengo que darte una mala noticia y otra buena. La mala es que estás en el lugar equivocado. Puede hasta que tengas el enemigo tan cerca que ni lo percibes. La buena es que puedes salir de ahí y que lo debes hacer lo antes posible. Corre y no mires atrás.

 Rendirse es una opción que pocos pueden permitirse

No se trata de buscar solo reconocimiento, ni de que te rodees de aduladores o «palmeros» como decimos por aquí. Simplemente estás en un círculo que no te aporta, y no es porque tú no lo valgas, que sabes que si. Cuando estás en un agujero negro es muy fácil de reconocer. Te sientes como  si no sirvieras, que no eres lo suficientemente bueno o simplemente que tienes que cambiar algo en tu vida pero no sabes qué, ni por dónde comenzar.

Además es tremendamente difícil percibirlo y salir. Necesitas un detonante normalmente, una especie de explosión emocional, claustrofobia mental y ansiedad. Cuando explotas, revientas, gritas o lloras y antes de que te de tiempo a reaccionar con una solución, aquellos que se encuentran formando tu agujero negro insistirán que el problema es tuyo, que debes tener otra actitud e intentarán convencerte con argumentos siempre haciendote sentir responsable de algún «trauma» tuyo para que no los dejes jamás.

Mi humilde consejo y la buena noticia. No les hagas caso, confía en lo que sientes y busca el camino de salida. Lo identificarás imaginándote que ya vives en la situación que buscas y que te hará sentir cómo el aire atraviesa tus pulmones y alcanza el estomago. Inmediatamente la sonrisa regresará, la confianza en ti mismo, sentirás tu potencial y te visualizarás alcanzando tus metas. Y te parecerá un sueño, pero es así como se consigue, viéndolo y sabiendo que es posible, sé que puedes convertirlo en realidad.

Una vez pruebes la sensación no querrás mirar atrás. (Y no sirve hacer trampas pensando en una lotería).

Si por fin te decides a salir encontrarás las puertas que necesitas abrir para potenciarte, hacer y deshacer, demostrar lo que vales y de aquello que eres capaz. Ni mucho menos estarán las puertas abiertas esperándote pero encontrarás el apoyo y la forma de abrirlas y con ello el camino hacia tu meta.

Decídete y sal de allí si te ahogas, si te sientes solo, si crees que eres demasiado raro, no te conformes, cambiar de planes es quizás todo lo que estabas necesitando. Hay otros «raros» que estarán deseando conocerte.

 

signature

Deja un comentario

1 Comment
    • […] Tu decides en gran medida en qué estado emocional quieres vivir. Ya sé que estás pensando en cientos de problemas que pueden frustrar el disfrutar de la alegría en este momento, también hay miles de razones por las cuales sentirla. Y lo más importante, transmitirla a los demás. Porque las emociones son como ráfagas frente a un espejo, aquellas que emanas son aquellas que recibirás. Y si no es así, mejor que cambies de compañía. […]