vencer_miedo1

Es complicado, sí señores y señoras. Reconducir la vida y reiniciar a ciertas alturas del camino no es nada fácil. Muchos parecen conseguirlo por arte de magia, la magia existe pero no por arte, la magia la creamos.

La ecuación parece sencilla cuando ya se ha resuelto, especialmente si eres un mero espectador. Solo el protagonista conoce el viaje interior y exterior que le hizo llegar hasta allí. Unos lo llaman suerte, otros pueden pensar que sucede gracias a los demás, pero la verdad es que todo sucede dentro, en un recóndito lugar que ni el protagonista al iniciar el camino conoce.

Esa sensación de ebullición del alma, esas ganas de gritar lo que eres capaz de hacer, esa ansia por realizar aquello para lo que la vida te ha estado preparando.

¿Dónde está? ¿Cómo conseguirlo?

No hay fórmulas secretas. Las frases apoteósicas que hacen cambiar el guión de la película no existen, ni los gurús de redes sociales que puedan ayudarte a encontrar aquello que solo tú sabes dónde está, aunque aún no lo has visto. No lo has visto pero está delante de ti.

Me decía un amigo que nunca puedes dejar de ser quien eres y ello tiene consecuencias, normalmente las mismas que se repiten una y otra vez.

Hay quien está hecho para hacer lo mismo cada día durante años y es feliz o no, pero no sabe hacer algo distinto.

Hay quien es incapaz de mantener una rutina más de un año, o dos o diez. Y eso no cambiará.

Hay quien necesita como el aire inventar y crear formas distintas de hacer lo que otros ya hacen.

Hay quien va acumulando ingredientes y los va sumando o restando para seguir creciendo. Lo llamo hacer una ensalada. Una ensalada que combina todo lo que puede aportar algo positivo y aparta lo negativo, incluyendo las personas. Pues hay personas que inspiran y otras que anulan y bloquean.

En definitiva reinventarse para muchos es lo rutinario, una montaña rusa constante que les obliga a apartarse del mundo de vez en cuando para poner las ideas en orden para volver a agitar el mundo con todas sus nuevas fórmulas.

El único secreto está en escuchar y escucharse. Prestar atención.

Me gusta aquella frase que aplico cuando las cosas parecen no ir como pensaba y sientes la tentación de hundirte:

“No estás deprimido, estás distraído”. Me gusta añadirle, “permanece atento y sé tú mismo”.

PD: Aún podemos despertar cada mañana con la ilusión de un niño, sin expectativas, construyendo nuestro día a día sin más:

Bob Sinclar ft. Gary Pine – Love Generation from Energy Production on Vimeo.

Despertar

Cada día pasaba de largo sin percibir el tiempo. Lo cotidiano se hacía rutina, la costumbre era el único incentivo y todo perdía el sentido, el valor, su esencia. Ahora recuerda cómo el mar que asomaba por cada ventana de la casa un día se convirtió en un cuadro. Cómo la brisa ya no hinchaba su pecho, le hacía cerrar los ojos y aturdía su mente. Había despertado y sintió que ya no sentía nada.

Era en realidad tan solo un sueño, pero no su vida. Solo quería huir, escapar. Era una jaula de oro, decorada como el paraíso que de niña veía en los escaparates de las agencias de viaje y nada más.

Había pasado mucho tiempo, las canas y las marcas eran imposibles de disimular. No sería un impedimento para comenzar de nuevo.

Aquel día por fin había despertado, sus ojos permanecían abiertos en aquel cuerpo inmóvil. Y ya no recordaba que debía hacer para comenzar a caminar de nuevo en aquel mundo extraño en el que despertó.

Había pasado mucho tiempo, se sentía cansado pero no sería un impedimento para comenzar de nuevo. Al menos es lo que creía. Todos los esfuerzos para levantar parecían ser inútiles.

La angustia comenzó a ser insoportable. ¿Qué hay peor que permanecer tanto tiempo dormido? No recordar cómo levantarse. !Si no es tan difícil! Susurraba en un intencionado grito de socorro.
Pero nadie le oía. Todos la habían olvidado, todos pensaban que aún dormía.

Entonces reflexionó. Para poder continuar, necesitaba un nuevo sueño, solo eso. “Porque la vida es sueño”, recordó.

 

Periodista entre otras cosas y aprendiz de todo lo que me despierta curiosidad. El día que deje de aprender, dejaré de estar y sentirme viva.

Los que me leéis con frecuencia, os preguntaréis qué es lo que está sucediendo con el Blog de Lola… Pues bien, sabéis que de vez en cuando es bueno reinventarse, renovarse, o bien llega el momento o de repente se mueve algo en el aire, se cruzan las circunstancias, las personas adecuadas y un sin fin de piezas que componen un nuevo puzzle. He decidido cambiar de look, y no me refiero solo al corte de pelo. Esta página pasa a ser una pequeña muestra de lo que voy haciendo por aquí y por allá.

Como muchos ya sabéis son momentos de cambios (la pregunta es, cuándo no lo son), y espero que me acompañéis del mismo modo con este nuevo diseño un poco más juguetón, en el que los artículos andarán escondidos entre las cortinillas del menú y en algunos lugares más que ya descubriréis. Y además, iré publicando y mostrando algunas de las demás actividades en las que ando metiendo la nariz.

20130401-020011.jpgCuando me sentía deprimida, acorralada por las circunstancias, o simplemente insatisfecha con la realidad que me envolvía, imaginaba y creaba formas, métodos para cambiar lo que me rodeaba. Un derroche de energía invertido en comprender, razonar y solucionar todo lo que debía modificar para mejorar la situación.

Muy productiva en la mayoría de las ocasiones, donde la lucha insaciable marca los caminos a elegir frente a todas las trampas que encontraba (más…)