Cada día pasaba de largo sin percibir el tiempo. Lo cotidiano se hacía rutina, la costumbre era el único incentivo y todo perdía el sentido, el valor, su esencia. Ahora recuerda cómo el mar que asomaba por cada ventana de la casa un día se convirtió en un cuadro. Cómo la brisa ya no hinchaba […]