Déjennos en paz y en libertad 


  
No es tan complicado que las personas realicemos tareas tan simples como levantarnos cada mañana, trabajemos, comamos y durmamos en algún lugar escogido lo suficiente agradable como para llamar hogar. La seguridad de saber que si nos pretenden herir o robar el responsable sea condenado, la seguridad de saber que si enfermamos se pondrán todos los medios existentes para recuperar la salud o sobrevivir. La seguridad de poder educar a nuestros hijos para que se conviertan en adultos capaces de sobrevivir y crear sus propias familias. Ocúpense de garantizar nuestras libertades, no somos niños.  Y como “bonus” poder gozar del mejor invento (y no menos necesario) del siglo XX, el ocio y el descanso. 

Señores políticos, ocúpense de lo que tienen que ocuparse, dejen trabajar a la gente y mantengan los servicios por los que pagamos impuestos que nos hacen sentir seguros. Si son incapaces, devuélvanos el derecho a administrar el fruto de nuestro esfuerzo, ya nos encargamos nosotros. El resto de florituras sobran, dejen que seamos libres, no es tan difícil. 

Mucha teoría, mucha referencia a lo que es justo o deja de serlo. Lo justo es que nos dominen lo menos posible y se ocupen de que existan garantías básicas, que entre tanto discurso y manipulación se les olvida cuales son. Señores políticos, déjennos en paz. 

3 Comments

Y tu, ¿ qué piensas? Puedes dejar aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s